Una hacienda encantada

 A solo una hora y media de distancia por carretera desde la Ciudad de México, encontramos San Gabriel de las Palmas, una de esas haciendas maravillosas que aún persisten y que alojan cientos de historias entre sus viejas paredes. 

 Antiguamente San Gabriel de las Palmas fue monasterio, ingenio azucarero y hasta refugio en tiempos de la Revolución Mexicana. Ahora, es un hotel estilo colonial con atención personalizada.

  
El paraíso y la cava son de los rincones apartados más solicitados por  los que prefieren privacidad absoluta. Mientras que las áreas comunes van desde  la picina y los grandes jardines arbolados, hasta la Terraza de las Iguanas. 

  Al atardecer, la combinación de luz tenue  junto a piezas de arte  con costras de ladrillos a la vista,  dan un toque un tanto fantasmagórico al ambiente, ideal para vestir de penumbras a quienes adoran oir cuentos de añejos personajes deambulando por ahí.

Kilómetro 41.8, Carretera Federal Cuernavaca-Chilpancingo, 62642 Amacuzac Morelos, México

Anuncios