Mercado San Genaro

IMG_1327La onda de los mercados gastronómicos ya tiene unos cuantos años atrás. El pionero en México sin duda es el Mercado Roma pero en esta ocasión hablaré de mi visita al Mercado Genaro que está en la esquina de Laguna de Mayrán y Mariano Escobedo, en la Ciudad de México.

 

Aunque el horario es bastante amplio (de 7am a 8pm), la hora pico es entre 2 y 3 de la tarde cuando todos salen a comer y aquí encuentran una gran variedad de comida, desde tacos, carnes, ensaladas, cafés, wafles, helados, y comidas regionales como la venezolana, japonesa, argentina, mexicana obviamente y orgánica, entre otras.

IMG_1334Hay un pelotero, o lugar de juego para niños que está en el primer piso, donde hay nanas que cuidan a los niños mientras uno va a escoger la comida que se te antoje, sólo les avisas que estarás arriba para que te suban lo que hayas pedido.  Es una excelente opción si vas con niños pequeños de entre 3 y 10 años. Si vas con nenes más pequeños tienes forzosamente que estar con ellos durante la estancia en esos jueguitos.

IMG_1333Estas comidas del mundo en un solo espacio gastronómico de pronto me resultan caóticos porque quiero comerme todo lo que voy viendo que están preparando en las cocinas, que están básicamente al aire libre combinando humos de todos los sabores.

IMG_1349 La última vez que fui me comí una ensalada de atún, pero debo decir que en anteriores ocaciones ya probé una que otra arrachera, un pabellón criollo, los helados artesanales (el de mamey granizado ¡el más rico!)  y… quisiera ir algún lunes a probar los tacos al pastor al 2×1.

 

Si te gusta el tango, te reto a encontrar un mural de Carlos Gardel dentro de este complejo culinario y tomarte una foto con él. No te diré que al ritmo de una comparsa, pero me parece curioso que hayan dedicado una suerte de homenaje-mural a este cantante argentino dentro de esta propuesta gastronómica en la colonia Anáhuac de la Ciudad de México.IMG_1345

Anuncios

Vamos a vestir al Niño Dios

IMG_0532 MagapixEn México hay quienes sacan solamente la figura del Niño Dios para colocarlo el 25 de diciembre junto al nacimiento debajo del árbol de Navidad, sin embargo la tradición de muchos hogares marca que los Niños Dios llevan un peso espiritual importante durante todo el año.

IMG_0531 MagapixSi de casualidad alguien les regala una figura de Niño Dios, no deben despreciarla.  Es de buena fortuna tener un Niño Dios en casa. Hay quien afirma que hay que fijarse en la expresión de su carita para saber si está feliz o triste y por supuesto, consentirlo al menos una vez al año comprándole ropa nueva en víspera del 2 de febrero.  Generalmente, el primer vestidito que tenga será blanco, como aquellos que las madres compran en los bautizos de sus hijos, y llevará accesorios como gorrito, sandalias, cuna o alguna sillita emulando un pequeño trono.IMG_0533 Magapix

Estos trajes se van cambiando de acuerdo a la “edad” de esta imagen que como les dije, para algunas familias va mucho más allá que un ornamento.  He aquí la importancia de los artesanos que se especializan en reparar estas figuras celestiales y ponerlas como nuevas, ya que habrá quien se rehuse a reemplazar su Niño Dios por muy maltratado que esté.

IMG_0573 MagapixPara saber la talla de su Niño Dios, hay que medirlo desde la cabeza hasta la punta del pie que está más extendido, y si están por comprar alguno, hoy en día los pueden conseguir en diferentes medidas y hasta variadas tonalidades de ojos y piel.

IMG_0570 MagapixIMG_0537 MagapixLa tradición de la romería de Talavera ha trascendido a tal punto que recientemente, los comerciantes de esta calle convirtieron unas bodegas en un gran sótano perfectamente adaptado para la venta de sus mercancías.  En Talavera, 23, seguro conseguirán indumentarias para Niños Dios con la comodidad de tener en un sólo lugar varias marcas especialistas en estos trajes.

IMG_0547 Magapix IMG_0566 MagapixLa demanda llega a tal grado que los diseñadores de estos atuendos tan especiales confeccionan uniformes de equipos de fútbol, santos, y hasta trajes típicos de chinelos o danzantes prehispánicos. Aunque los más populares son los que tienen un significado de abundancia, trabajo o hacen referencia a algún arcángel.

IMG_0587 Magapix IMG_0535 MagapixYa que anden por aquí y para completar la tradición, les recomiendo que vayan a probar los tamales en Roldán 37, un restaurante de comida mexicana que les va a encantar.

IMG_0590 Magapix IMG_0599 MagapixY si quieran conocer juguetes artesanales, como aquellos con los que jugaban nuestros padres y abuelos, visiten un pequeño pero repleto negocio en Manzanares 25, donde los atiende personalmente su dueña, la encantadora Doña Juanita.

Mercado del Progreso

 

IMG_1717 Magapix

El Mercado del Progreso en Buenos Aires se fundó desde 1889 para atender a los barrios de Caballito, Almagro y Flores.  Aún se conserva su portada Art Decó sobre Avenida Rivadavia y su interior me impresionó por la variedad de cosas que ofrecen pero sobre todo, por lo ordenado y limpio que está.

IMG_8102 Magapix IMG_8100 Magapix

Frutas, legumbres, empanadas, milanesas, fiambres, pastas, abarrotes y en general todo tipo de exquisiteces propias de la dieta argentina se pueden encontrar aquí a muy buenos precios.

IMG_8091 MagapixIMG_8088 MagapixIMG_8113 Magapix IMG_8105 MagapixAlgunas cosas cambian de nombre de país a país, y esto aplica también cuando se trata de cortes de carne.  El que recuerdo bien es el que llaman entraña que no es otra cosa que la famosa arrachera.

IMG_8119 MagapixIMG_8106 Magapix

Si están dispuestos a ir de compras por aquí pero están perdidos  con eso de diferenciar los nombres en la carnicería, sólo chequen la marquesina de este negocio que tiene a todo lo ancho -y por supuesto muy ordenadamente- las partes de la vaca.  Piensan en todo, ¿no les parece?

IMG_8121 Magapix IMG_8081 Magapix

Mercado del Progreso

Av. Rivadavia 5430 y Av. Del Barco Centenera 141 Caballito

Buenos Aires, Argentina

Café Equis

El Café Equis es uno de esos negocios de antaño que abrió sus puertas en los años 30 del siglo XX; aún conservan su molienda y llevan celosamente una lista de clientes distinguidos.

IMG_3693

Aunque gran parte de la clientela más antigua desapareció tras el terremoto que azotó a México en 1985, este expendio persiste a través de los años, con todo y su decoración de vidrios coloreados con papel aluminio.

IMG_4045Y es que los anaqueles que enmarcan los nombres de los distintos tipos de café y sus lugares de origen son un trabajo artesanal hecho en los años 50.

IMG_3708_Magapix

Café Equis prepara mezclas con granos traídos en su mayor parte desde las mejores fincas de México y las vende por kilo, principalmente a restaurantes, hoteles, bares, hospitales y hasta corporativos internacionales.

IMG_3695 Magapix

Aquí no hay mesas, pero cualquiera puede disfrutar de una taza de café con la mezcla de la casa, pues también tienen una moderna máquina, que aunque desentona un poco con todo el entorno, no te quedas con el antojo de probarlo, después de percibir ese seductor olor que despierta tu sentidos.

IMG_3313 Magapix

Café Equis

Roldán, 16

Centro Histórico

México, D.F.

Mercado de la Merced

Recorrer los pasillos del Mercado de la Merced es toda una aventura, y aún más durante la celebración de su aniversario.  El 24 de septiembre cumplió 55 años de vida este singular mercado nacional y ¡vaya que festejaron!

No se sabe a qué hora comenzó y mucho menos hasta cuando durará porque parece que la fiesta no termina nunca y es que, la gente acude desde temprano a venerar los diferentes altares de la Virgen de la Merced que se adornan con flores, frutos, globos, luces, girnaldas y todo tipo de fantasía, mientras hace sus compras.

Entre chiles, ajos y cebollas están las imágenes de las vírgenes con ángeles guardianes y niños dios.

Vas pasando por los corredores al ritmo de alguna cumbia con toda la potencia de los diferentes equipos de audio: “Mientras más alto mejor… ¡para que se oiga que estamos de fiesta!”, dice alguno, y la verdad es que este ambiente festivo se mezcla entre música de banda, mariachi, ranchero y algunos danzantes que conviven en este mismo espacio de celebración.

Es algo extraño, pero los sonidos se van mezclando casi armónicamente en ese desorden instrumental que va siempre a todo volumen.

Después del impacto inicial de entrar en este gran mercado, volteo a ver las mercancías y se me antoja comprar todo. No por nada, La Merced es un sitio comercial por excelencia…  Y es que por donde paso los productos son de lo mejor; los precios son bajísimos y la variedad de comida y condimentos son como para llenar las bolsas del mandado hasta el tope.

Otra cosa que se me antojó aquí es bailar.  Una señora que vende piñatas me sonríe mientras me ve contenerme con la música que sale de unas bocinas gigantes.  No me atrevo a soltarme bailando, pero me conformo con cantar al son que me toquen, casi como el dicho popular.

Acá se juntan cientos de personas a comer, comprar, vender y ver los espectáculos que en cualquier recoveco se acomodan para honrar a las vírgenes que apaciblemente aguardan en sus altares.

Como esta chiquitina vestida de verde que dicen que durante todo el año está “escondida” ahí arriba, en esa vitrina que cuelga al centro de la guirnalda, pero el día de fiesta la ponen junto a su niño para que adorne esta parte y de paso, cuide a los pequeños del lugar.

La parte esotérica para los que gustan del abracadabra, también viene incluida en este paseo, que debió de haber durado todo el día o más, pero que para mí está casi por terminar.

Entre santos y escapularios, hay una sección dedicado a la Santa Muerte y los poderes del ocultismo.

En el pasillo de “Luz, Ciencia y Verdad”, como lo llaman, hay de todo y para todos los gustos y creencias.   También dan servicio de lectura de mano, barajas, limpias espirituales y cuentan además con un sinnúmero de secretos y conjuros mágicos.

Más personas ya empiezan a llenar los espacios y a amontonarse frente a los puestos y negocios del mercado.

Hay algunos comerciantes que ofrecen comida gratis a la gente que va pasando.  Otros más parecen no inmutarse ante el asombro del grupo de forasteros que andamos dando una vuelta por este rumbo.

Pero debo decir que todos fueron muy cordiales.  Nos hacían cómplices  con un guiño, como si  nos dejaran saber que por hoy podíamos serpentear por su mundo, rodeados de todo el encanto de una festividad muy especial.

De paseo por Puerto Vallarta


Se acabaron las vacaciones y con ellas el recorrido por uno de mis sitios favoritos para pasar el verano:  Puerto Vallarta.

La visita obligada es el malecón que  se ha ido adornando con esculturas de bronce de artistas nacionales y extranjeros, quienes han encontrado aquí un lugar de exhibición para sus obras, especialmente desde que el Malecón se convirtió en una calle peatonal.

Si van por ahí prepárense para toparse con personajes de este y otros mundos, rescatados de la imaginación de escultores que hicieron del Malecón el espacio ideal para caminar entre magos, enamorados, delfines, quimeras y hasta alguno que come piedras.

Sin embargo la figura que desde los años setenta ha sido el estandarte de la ciudad es el Caballito de Mar.

Hay infinidad de sitios para comer o tomar algo sobre el Malecón, pero nosotros fuimos hacia las calles empedradas, alejándonos un poco del mar, para buscar el Café des Artistes y comer algo bajo gotas de cristal.

Hoy este pueblito costero amplía su oferta turística del lado de la Riviera Nayarit, mejor conocido como “Nuevo Vallarta”, donde  grandes consorcios turísticos están apostando a desarrollar una gigante y sofisticada opción para quienes viajan hasta aquí.

Lo cierto es que aún con todos los servicios y atractivos precios, -que son más bajos mientras más lejos están del centro de la ciudad-, las visitas al Malecón, la Zona Romántica y la Marina son insustituibles, a menos, claro que vengas a Puerto Vallarta para sumergirte en un all inclusive y no asomarte más allá de las puertas de tu hotel.

Aunque sería una pena, porque Puerto Vallarta tiene mucho para conocer.  Ya sea que vayas en plan familiar, con amigos o en pareja.

Muy recomendable pasar por la oficina de turismo que está justo frente a la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, donde son muy amables y ofrecen orientación actualizada y gratuita de las actividades recreativas que se pueden disfrutar en el  fascinante Puerto Vallarta.

La noche que nadie duerme

En Huamantla, Tlaxcala ya se preparan para la noche del 14 de agosto, que es cuando bajan a la Virgen de la Caridad de su altar para recorrer las calles de este pueblo mágico, durante la llamada Noche que nadie duerme. 

La expresión de culto más importante es la confección de alfombras de colores y formas florales o religiosas, que cubren las calles por donde pasará el carro alegórico con la virgen encabezando la procesión.

Artesanos y fieles se dan a la tarea de elaborar estos preciosos tapetes durante el día, para que estén listos justo cuando salga la imagen de la Virgen a recorrerlos uno por uno.

Los más de siete kilómetros de tapetes florales son hechos de aserrín de colores perfectamente simétricos.  Todas estas creaciones son elaboradas por hombres y mujeres de Huamantla; devotos artesanos que participan con maestría y fervor para vestir las calles de gala.

Mientras pasan las horas, el panorama de Huamantla va transformándose rápidamente y se llena de girnaldas, luces, macetitas, flores y por supuesto, de cientos de visitantes que llegan aquí para celebrar esta fiesta.

Vale la pena darse una vuelta por acá que queda a poco más de dos horas de viaje desde la Ciudad de México.  Eso sí, hay que estacionar el coche en cuanto sea posible, porque por obvias razones, las calles centrales se encuentran bloqueadas.  Si se tiene la oportunidad hay que disfrutar de las tradiciones de México, siempre llenas de color, buena gastronomía y fulgurantes experiencias.

Dos bebidas y dos botanas típicas de México

La comida mexicana es vasta,  rica y  variada de acuerdo a la temporada, región y gustos.  Alguien me pidió que le recomendara sólo dos cosas para comer típicas de México y fáciles de encontrar.

Uf!! Me la pusieron difícil porque personalmente me gustan muchos platillos que sólo aquí se encuentran, además me tomé la libertad de poner dos cosas de comida y dos de bebida (a  ver si están de acuerdo mis compatriotas) pero he aquí mis recomendaciones:

Ensalada de nopales.

Los nopales son nutritivos, ligeros y típicos de nuestro México. Lo difícil es encontrarlos en otro lado.  Los nopales siempre se destacan por su consistencia suave y aunque pueden mezclarse con muchas cosas, una ensalada fría de estas plantas silvestres revuelta con otras verduras es muy sabrosa.

Algo que se sirve en cualquier restaurante típico del centro de México, son las dos salsas más socorridas para aderezar platillos y botanas tradicionales mexicanas:

Salsa verde y salsa roja.

Para el visitante es una aventura culinaria que no debe pasarse por alto.  Eso sí, hay que tomar algunas precauciones antes de probarlas, como tener a la mano una jarra de agua con hielos por ejemplo….  No hay que perderse la experiencia de saborear aunque sea unas gotitas de cada una, servidas en una tortilla o en un totopo.  Generalmente la roja es la más picante.

Tanto los nopales como las tortillas con salsa son sólo un entremés, ya depende del gusto de cada quien o las recomendaciones del lugar, lo que se escoja para el segundo tiempo.

En cuanto a las bebidas, la primera que recomiendo es:

El Tequila.

Aunque tequila hay casi en todo el mundo, hay dos variantes que son difíciles de encontrar en otro lado y esas son el reposado y añejo, ambos mucho más ricos y menos fuertes que el tequila blanco, que generalmente es el que se comercializa en el exterior.

Una oportunidad para probar el tequila en el país que lo ve destilar desde hace casi cuatro siglos vale la pena.  Lo típico es que venga acompañado de otro vaso con “sangrita”, limón y sal.

Ya por último y no por eso menos importante, mi favorito:

El café de olla.

Recomendable por su sabor a México. Así como viene servido está listo para tomar. No es necesario endulzarlo más porque viene preparado con piloncillo y canela que le dan un sabor azucarado muy peculiar.

Se llama café de olla porque su elaboración se hace en una olla de barro y se sirve bien caliente en un jarrito del mismo material.   Puede tomarse a cualquier hora del día y  el sabor es mmmm…. exquisito.    ¡Buen provecho!