Amealco, nunca más

Encontramos un destino que se antojaba diferente, muy alejado de las rutas turísticas tradicionales y con muchas cosas que hacer en un solo lugar: Amealco de Bonfil… Al menos eso pensamos.

El nombre y todo el concepto -tipo Viva la Revolución- de este hotel parece en sí muy apetecible para ir a ver de qué va. Se nos ocurrió comprar un paquete que incluía sobre todo las amenidades y ocurrencias del staff del Hotel la Muralla: recorridos temáticos, fogatas, actividades para niños y grandes en un fin de semana lejos de todo. Lejos si es, pero… y todo lo demás?

Los detalles adversos de nuestro viaje comenzaron desde la carretera, como ya lo escribí en el post anterior. Eso de que los federales pasen al lado con un operativo que parecía bastante serio, aunado a que hicimos el triple de tiempo por el tráfico, las obras de pavimentación del asfalto, las lluvias torrenciales y, dicho sea de paso la vomitadera de mi pobre nena que no aguantó los sube y baja de la ruta, nos debió de haber persuadido a cambiar de plan, pero nos apegamos a lo que ya habiamos reservado al sur de Querétaro, donde el único atractivo supuestamente es este hotel.

La decoración y las caracterizaciones de los empleados vestidos de Adelitas y revolucionarios es pintoresco. Lo que no fue muy pintoresco fue que para ellos, las actividades de “fin de semana” empiezan en sábado y no el viernes, con lo cual, nos invitaron a usar los juegos de mesa y esperar al día siguiente para hacer todo lo que su páguina web ofrece y cobra desde el primer día. Eso no fue lo que contratamos y aunque fuimos a hablar con el amable gerente del hotel, nos dijo que nos podía hacer un descuento del 20% cuando no disfrutamos ni de un 50% de lo que compramos.

Amealco no se acercó siquiera a nuestras expectivas y está muy lejos de nuestra ciudad de origen como para hacer un recorrido de sábado a domingo. Dudo mucho que volvamos por ahí.

20130426-230308.jpg

Anuncios

Carretera

Esto de salir a carretera tomando caminos supuestamente seguros y conocidos, es como una moneda al aire: el resultado es incierto.

Al planear este viaje de fin de semana pensamos en algo cerca de Ciudad de México, pero lo suicientemente lejos para hacer un desconecte de la cotidianidad.

Antes de decidirnos, nuestra primera opción era la Autopista del Sol, que conduce a Cuernavaca y Acapulco, ambas ciudades consentidas por estar a poca distancia del Distrito Federal.

Dudamos mucho para tomar
esa ruta porque de un tiempo a la fecha hay una oleada de violencia y poca seguridad hacia allá, así que aprovechamos para apuntar la brújula en otra dirección y conocer así un nuevo destino.

Emprendimos entonces la salida por la carretera a Toluca y justo al pasar la primer caseta de cobro, un convoy de policias federales que no precisamente parecía un comité de despedida, sino un rastreo de cierto tipo de automóviles bastante exahustivo, estaba bajando a los viajeros que tenían la mala suerte de tener justo ese tipo de coche… Menos mal que según nosotros habiamos tomado la ruta segura!

La Puerta Mágica

Uno de esos recovecos que esconden historias fantásticas en la capital de Italia, está en la Plaza Vittorio Emmanuelle, que exhibe una singular puerta de muchos siglos atrás,  que presume la fórmula alquímica para convertir cualquier metal en oro.

IMG_4521b MagapixCuenta la leyenda que por el siglo XVII dentro de lo que entonces era Villa Palombara, hubo un laboratorio de alquimia financiado por un aficionado a las artes del esoterismo y supuesto miembro de la orden de la Rosacruz: Marqués Massimiliano Palombara.  A su círculo de alquimia se unió Giuseppe Borri, un joven médico, expulsado del colegio de jesuitas por su interés en el ocultismo, quien hizo varios experimentos para encontrar la piedra filosofal que convierte cualquier metal en oro.

IMG_4528 MagapixUn día, Borri abandonó el laboratorio sin explicación alguna dejando fórmulas con inscripciones complejas que nadie supo interpretar y el Marqués las grabó en la piedra alrededor de la entrada.  En los años de 1890, se hizo una reconstrucción  completa del barrio y demolieron toda la villa, excepto esta misteriosa puerta cuidada por dos grotescos semidioses egipcios, que custodian los símbolos aún sin descifrar.

Porta Magica

Piazza Vittorio Emanuele II

00185

Roma, Italia

La Quema de Judas

IMG_9033 Magapix¡Toda una experiencia haber ido a la Quema de Judas!  Les advierto que no es apto para cardíacos, por si planean ir el año que entra (se hace sólo en Sábado de Gloria).  Los estruendos de la pirotecnia hacen saltar a cualquiera y una onda expansiva vibra cada vez que estallan los “diablitos”… y no estoy exagerando.

IMG_9067 MagapixIMG_9096 MagapixEsos Judas/diablos o representaciones del Mal están hechos de cartón y son ataviados con lazos de pirotecnia.

IMG_9238 MagapixArtesanos mexicanos se dan a la tarea de preparar figuras de todos los tamaños con representaciones insospechadas.  Los políticos difícilmente se salvan de ser los modelos para estos muñecos fumadores de explosivos, pero también se encuentran  deportistas, extraterrestres, criaturas demoníacas y personajes de dibujos animados.

IMG_9143 Magapix

IMG_9052 MagapixIMG_9210 MagapixAntes de colgarlo en medio de la calle, la gente corre a ver de cerca al protagonista de la siguiente quema.  En sólo un par de minutos está listo.  La gente vuelve a correr, pero esta vez para resguardarse del estallido.

IMG_9178 Magapix

IMG_9267 Magapix

IMG_9126 MagapixTodo esto ocurre en calles cercanas al Mercado de Sonora, afuera del taller de la familia Linares, famosa en México por ser los creadores de los alebrijes.

IMG_8981 MagapixIMG_8980 MagapixAsisten personas de todas las edades, que aunque saben que sus sentidos van a retumbar, no se quieren perder esta tradición.

IMG_9230 MagapixIMG_9223 Magapix

IMG_9034 Magapix

Quema de Judas

Oriente, 30 Número 251-A

Col. Merced Balbuena

México, Distrito Federal