¡Cállate, Chachalaca!

Esta singular especie grazna de una forma muy ruidosa y particular.  Actualmente es mascota de una comunidad de carpinteros que la tratan muy bien en el Barrio de la Merced, muy cerca de la Capilla de Manzanares. Con ustedes: ¡La Chachalaca!

Image

Anuncios

Santa María La Redonda

Ya que andas por Plaza Garibaldi y si no son altas horas de la noche, asómate a la Parroquia de Santa María La Redonda, queda a pocos pasos de distancia al cruzar el Eje Central.

Eso sólo si eres de los que quieres conocer una de las joyas no tan turísticas pero conservadas que hay en la Ciudad de México.  Y es que esta edificación  puede considerarse todo un hallazgo, pues fue fundada hace casi 490 años.

Al paso de los siglos la parroquia sufrió distintas modificaciones, por ello es sorprendente que la singular característica del presbiterio en forma redonda que le da su nombre, aún existe y lo podrás apreciar si te acercas un poquito.

Otra de las maravillas es la base de la cúpula en forma hexagonal  que corona las columnas que rodean a la Virgen patrona de esta ancestral iglesia.

Santa María La Redonda sólo está abierta de 9:00 am a 1:00 pm y de 5:00 pm a 7:00 pm

Avenida Riva Palacio 46

Col. Guerrero, México, Distrito Federal

Adiós, Mariachi Loco

Parece que el Mariachi ya no se va a poner tan loco a partir del 25 de octubre, porque comienza a regir la prohibición de vender bebidas alcohólicas en las calles de la modernizada Plaza Garibaldi.

A ver si la gente que acude a esta zona para divertirse al aire libre, se conforma con una noche abstemia o mirando el desangelado Museo del Tequila y el Mezcal.

Y es que con esta nueva disposición, se acabaron los “botelleros”, que eran quienes proveían de una o más copitas a quienes la economía no les daba para meterse a los  bares y cantinas de los alrededores, que seguirán vendiendo su variedad de alimentos y bebidas como hasta ahora.

Este fin de semana será el primero que probará esta nueva disposición. Y será de verdad una prueba,  porque son justo los viernes y sábados cuando la actividad es mucho más intensa… para todos los gustos y posibilidades.

Las nubes caen de espaldas

Hace tiempo pasé por acá, en la ruta a Cariló, Argentina y tomé una imagen con mi celular para captar el justo momento en el que, recuerdo bien,  pensé que esas nubes no iban flotando, sino que estaban cayendo de espaldas.

El presagio de los aztecas

El símbolo del águila sobre un nopal devorando la serpiente, escudo de la bandera mexicana, es la imagen que marcó el cumplimiento de la profecía que buscaban los aztecas  para fundar Tenochtitlan.   El presagio se revela ante los ojos incrédulos de los mexicas.

Este momento está plasmado en el Monumento a la Fundación que representa  a los aztecas llegando a la tierra prometida, después de un largo peregrinar.   Está conformado por dos esculturas que se pueden encontrar a la altura del número 2 de la calle Pino Suárez, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Lo que no se puede ver a pie de calle es la base del monumento que es ni más ni menos, la imagen del Códice Mendocino elaborado con mosaicos de colores, que nos recuerda que la nación mexicana, tal como lo vieron los tenochcas a su llegada, era un paisaje rodeado de agua.

La “X” que se ve en el centro del códice representa los canales que conectaban hacia los cuatro grandes barrios o secciones que en aquel momento existían, además de diferentes símbolos que hablan de una lectura figurativa con personajes, elementos ecológicos y hasta fonéticos que revelan un espacio geográfico: La Gran Tenochtitlan.

El Ombligo de México

El Ombligo de México está en la Plaza Juan José Baz, mejor conocida como Plaza de la Aguilita, en el Centro Histórico.  Se dice que éste fue el punto donde estuvo el islote en el que los aztecas encontraron el águila parada sobre un nopal, devorando una serpiente. Era la señal divina que esperaban los aztecas y que indicaba el sitio exacto para fundar la Gran México – Tenochtitlan.

Más de uno estará pensando: ¿Y dónde es esto? ¿Por qué no la conozco? Si este es EL lugar, ¿cómo es que no está repleto de turistas de México -y todo el mundo- conociéndolo?

Supongo que porque no hace mucho, ésta plaza estaba totalmente tapada con lonas propias del comercio ambulante y dicen, los que la conocieron desde siempre, que además era poco amigable con quienes no son de por aquí.  Afortunadamente, han habido muchas mejoras en cuanto a la estética, limpieza y seguridad del lugar y esas épocas un tanto hostiles han cambiado mucho.  La plaza está renovada y recibe a los curiosos que se preguntan cómo hubiera sido este mismo espacio en el año de 1325.

Si están pensando en venir a conocerla, La Aguilita está flanqueada por las calles de Mesones, Misioneros, Jesús María y Roldán.  Las estaciones de metro más cercanas son Zócalo o Pino Suárez.