Las dos caras de Ala Moana

Honolulu tiene un centro comercial gigantesco, dicen que es la plaza comercial al aire libre más grande del mundo: Ala Moana Center.
Hay tantas tiendas en ese centro comercial que se pasan las horas sin darte cuenta. Un domingo como hoy, turistas y lugareños pasan ahí todo el día ya sea para comprar, comer, o disfrutar los diferentes espectáculos de canto y baile que se presentan.

Sin embargo, con sólo cruzar la calle y literalmente a pocos pasos de esta mole de marcas de lujo, Ala Moana tiene, también al aire libre, un oasis donde podemos disfrutar un espectáculo que la naturaleza presenta todos los días del año.

Eso sí, hay que llegar a tiempo porque los minutos parecen correr más rápido de lo normal en Ala Moana Beach Park. Los rayos con los que el sol despide el día, van coloreando el cielo y de lo único que tenemos certeza, es que en poco rato, el rey de los astros se habrá ocultado del otro lado del mar.

Anuncios

De los Niños…. Héroes?

Por primera vez después de tantos años  en esta Ciudad de México, visité junto a mi familia el llamado Altar de la Patria, mejor conocido como Monumento a los Niños Héroes. Quise ir para conocer de cerca esas moles que erigieron para conmemorar a los seis  cadetes que murieron durante la invasión estadounidense de 1847, en lo que entonces era el colegio militar, hoy Castillo de Chapultepec.

La Historia oficial dice que estos jóvenes murieron luchando contra las tropas americanas y que incluso uno de ellos, Juan Escutia, se envolvió en la bandera de México y se aventó al vacío como un símbolo patriótico de defensa de nuestro país, al no permitir que los soldados de Estados Unidos se apoderaran de la enseña patria.

Pero recordando mi ya pasada época universitaria, les cuento que tuve una profesora buenísima de Formación Social Mexicana, que en una de sus clases quebró para siempre mi creencia en los Niños Héroes.  María del Carmen Vázquez Mantecón -así se llamaba mi maestra-, aseguraba que aquella historia de la Historia de México, no era más que un mito y nos decía que:

  • Para empezar Francisco Márquez, Fernando Montes de Oca, Juan Escutia, Agustín Melgar, Juan de la Barrera y Vicente Suárez, no eran “niños” pues casi todos eran mayores de 18 años, me parece que solo dos de ellos eran menores.
  • Que días antes de la batalla, el director del Colegio Militar ordenó que todos los alumnos abandonaran el recinto, pues ya se sabía que los soldados de nuestro vecino país del norte iban avanzando hacia allá.
  • Que estos jovencitos se quedaron, pero no para defender nada, sino porque eran los chicos rebeldes de la escuela y se les hizo buena idea permanecer ahí; hasta malas calificaciones tenían y bueno… ni hablar de la conducta.
  • Que ya para cuando las tropas de E.U. habían llegado al Colegio Militar,  no había escapatoria y que aquello de la bandera, no fue sino un acto normal de quien quiere escapar como sea de una muerte inminente.

Como siempre pasa, nunca sabremos qué sucedió en realidad. Pero de que ahí tenemos un bello monumento que guarda los restos de estos jóvenes que murieron en Chapultepec hace siglos, lo tenemos.  Muy cerca del Metro Chapultepec.

Plan de fin de semana… en Hawaii

Un plan que se me antoja mucho es estar cerca del mar  (¿a quién no?) y mi recomendación para el fin de semana, es ir a una de las más populares playas en Honolulu:  Waikiki Beach.

Image

Image

Image

Aunque es una playa muy concurrida por surfers y turistas, siempre hay un lugarcito para tomar el sol y admirar el paisaje que ofrece este lugar con olor a coco y menta.

Image

ImageImageImage

Si se animan a dar una caminata por los alrededores encontrarán uno de los primeros y más lujosos hoteles de Waikiki, el Royal Hawaiian Hotel, que abrió sus puertas en 1927. Seguro lo reconocerán porque es el único cuya fachada está pintada de rosa en su totalidad; hasta hoy día conserva el color de moda de la época en que fue construido.

Image

La policía que cuida las calles y playas de Waikiki también decidieron apropiarse de un color muy particular y es que llevan una camisa “amarillo canario”, eso sí, muy prolijos, bien armados, van montados en bicicletas; generalmente los verán en grupos de más de cinco.

ImageImage

Image

La playa es limpia, tranquila y segura.  Se respira alegría y frescura desde unas cuadras antes de llegar.  Y hay alguien que literalmente los recibirá con los brazos abiertos desde Kalakawa Avenue. Se trata de un morenazo, alto y de buen talante que casi siempre trae collares de flores a la mano.  Señoras y señoritas: no se emocionen de más… les presento al Duke Paoa Kahanamoku, o mejor dicho, la escultura que erigieron en su nombre:

Image

Entre otras cosas, este hombre, mejor conocido como el “Padre del Surfing internacional”, fue nadador, medallista olímpico, político, actor y verdadero héroe.  Murió en 1968.

Image

¡Qué ganas de darse una escapada!

Image

Kewalo Basin y Kakaako Waterfront Park

KEWALO BASIN

Insistí en bajar de nuevo a mi teléfono la aplicación de tours a pie, esta vez para Honolulu, para ver qué sugerencias me daba y lo que aparentemente quedaba más cerca era el muelle Kewalo Basin, sobre Ala Moana Boulevard.  Digo aparentemente, porque tuve que andar un buen trecho para llegar hasta allá y con mi gorda a cuestas la caminata se volvió un poco más intensa.

Image

Image

Dicen que hace mucho tiempo, en Kewalo Basin los hawaianos hacían rituales sagrados.  Hoy en día, lo que hay son embarcaciones para trasladarse hacia un islote por el Canal de Kewalo; ir de pesca; dar un paseo en yate o pasear por un pequeño parque.  Es un punto de partida para tours en catamaran para ver el atardecer o hacer snorkel.

Image

Image

KAKAAKO WATERFRONT PARK

Después de estar un rato por ahí, emprendimos nuestro camino hacia el Kakaako Waterfront, situado a lo largo de la costa.  Quise llegar hasta allá porque al parecer los surfers  lo llaman el “Point Panic”, pero al estar tan solitario la que sintió pánico fui yo, porque parecía no haber ningún oasis para comprar ni siquiera agua.

Kakaako Waterfront Park es lindo para caminar y pasar la tarde porque es bastante grande para hacer picnics y aunque, supongo es mucho más seguro que cualquier parque de mi ciudad de origen, no tuve la confianza para estar por ahí con mi hija mucho tiempo.

Image

El Zoológico en Honolulu

Una de las atracciones de aquí es el zoológico y… ¡no es para menos! es un buen recorrido y con ese clima caluroso con lloviznas refrescantes que se tiene en Honolulu, si que se antoja visitarlo. Los niños disfrutan mucho el recorrido admirando a los animalitos que hacen siempre de las suyas.

Nosotras llegamos un poco temprano, así que muchos de los anfitriones estaban en plena siesta…

Más tarde ya había quien estaba tomando sol…

Algunas especies se veían por ahí charlando con las amigas…

Y la verdad es que todos fueron muy atentos…

Aunque no faltaron los chismosos…

O los que andaban enojados…

La lluvia llegó y con ella  la hora de la comida.  Mi niña de cuatro meses esperaba su biberón de leche tibia, pero para mí las opciones no eran muchas.  Como cualquier ciudad americana el platillo que más se vende son las hamburguesas y papas fritas, así que como la variedad eran tan poca, pues eso tuve que comer.  Lo gracioso es que  cerca de mi mesa había un inesperado amigo que estuvo muy cerca de nosotras todo el tiempo…

Y aunque había otras familias por ahí,él estaba justo detrás de nosotras, pegadito a la silla…

¡Era un pavorreal! pero yo creo que en su vida pasada fue un perro, porque se esperaba junto a mí a ver que migaja se caía para ir tras ella.

Aunque el pobre no era muy ágil y los pajaritos que rondaban también por ahí salían de todas partes para ganarle la comida que caía o que la gente aventaba al piso.

Parecía  nuestro “perro-pavorreal” que al final terminó por comerse la mitad del pan de mi hamburguesa, que por cierto, no estaba tan buena.

Noviembre con ritmo hawaiano

Noviembre con ritmo hawaiano

Después de casi doce horas de trayecto desde Ciudad de México, llegamos a un paraíso conocido como Honolulu.  El cansancio se disipa tan pronto y se siente el delicioso clima de Hawaii, gracias a esa parte al aire libre que tiene el aeropuerto.

El ambiente que se siente es tan rico que hasta mi nena de meses parecía saludar a todos con un “Aloha” en cada sonrisa que iba regalando a la gente al pasar.

El primer reconocimiento fue en el área cercana al hotel, y no pude evitar decirme un “Wow!” mental mientras transitábamos por la Avenida Kalakahua, tan prolija y bien cuidada. Desde ahí no se ve aún el mar, pero sí a los surfers pasar con tabla y todo. Hasta las cabinas de teléfono están lindas y evocan a la flora de la isla.

Quien diga que Hawaii es para hacerlo sólo con coche, tiene razón… en parte. La verdad es que a mí me gusta mucho caminar y ahora con bebita a cuestas me tardo aún más por el peso de ella pues prefiero mil veces andar con el “cangurito” que con la carreola, pero debo decir que fue un placer pasear con mi nena.

Para variar mi esposo trabajó los primeros días de nuestra estancia allá, por lo que nosotras estuvimos prácticamente a nuestro aire toda una semana.

Lo primero que quise hacer fue comprarle un outfit a ella para estar en la onda floral, así que me fui al International Market Place, un mercado bastante grande con puestos de ropa de verano, souvenirs, collares de flores, pulseras, recuerdos y hasta gitana de la suerte para quienes estaban curiosos de adivinar su futuro.

Supe ahí que a las famosas camisas con flores multicolores, les dicen “Aloha Shirt” y son las típicas que los turistas compran de recuerdo en estas islas del Pacífico.