Un ángel caído

En el vestíbulo del Palacio de los Condes de Heras Soto, un singular personaje de alma de bronce y fracturas imborrables recibe a los visitantes de este recinto que hoy funciona como el Archivo Histórico del Distrito Federal:  Es la cabeza del original y primer Ángel de la Independencia, un ícono de la capital mexicana que nació en el ocaso de la dictadura del General Porfirio Díaz, cuando el ex presidente lo mandó erigir para celebrar el primer centenario de la Independencia (1910).

El rostro fue recuperado del asfalto de la avenida Reforma en 1957 después del terremoto que sacudió la Ciudad  de México en la madrugada de un 28 de julio; pero la cabeza no pudo ser restaurada debido a sus daños estructurales.

El monumento que fue reconstruido exhibe otro rostro con similares características y es el que se impone hoy en día en la avenida soñada por el emperador Maximiliano I, dejando a aquel que hace más de un siglo fue el protagonista de fama y admiración en un pequeño espacio en la calle de República de Chile 8, del Centro Histórico del D.F.

Huellas de la Inquisición

El Palacio de la Escuela de Medicina, es un edificio de extraordinaria belleza de estilo barroco en México, sazonado con una historia rica en tradiciones, leyendas y tortuosas prácticas.  Este edificio del Centro Histórico del D.F., fue antigua sede del Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición y también de la Cárcel Perpetua.   Sus muros exteriores aún revelan rastros de escudos del siglo XVIII que representan a la Inquisición Mexicana.

Estos escudos originalmente eran cuatro, pero probablemente tras la disolución de la temida y cruel orden del Santo Oficio en 1820  se intentó arrancarlos. Dos de ellos no corrieron con la suerte de resistir  al paso de los siglos y fueron raspados y aplanados. Pero los otros dos escudos veladamente aún susurran su heráldica y se asoman desde lo alto del segundo y cuarto balcón sobre la calle de República de Venezuela.

El primero de ellos, viéndolo desde la esquina de la calle República de Brasil, tiene elementos de la Inquisición y de la Corona Española de los Reyes Católicos, como el águila bicéfala y la corona, así como  La Cruz de Caravaca y el brazo sosteniendo una espada.  También aparecen las letras “M” e “I” haciendo alusión a la Inquisición Mexicana.

El símbolo contiguo está muy dañado, pero se reconoce  como “el escudo de España, coronado y enmarcado con las columnas hercúleas del plus ultra y los respectivos campos internos con dos torres y dos leones” que difícilmente se alcanzan a ver a simple vista, pero que nos invitan a conocer  este espectacular recinto que nos ofrece más historias puertas adentro.
República de Venezuela, 6

Centro Histórico, México D.F.


Chapultepec para todos

La tranquilidad de la Casa del Lago parece contrastar con la algarabía y color con que se ilumina Chapultepec los domingos.

Familias enteras planean el día para ir a dar un paseo por este parque legendario que tiene diferentes atracciones para grandes y pequeños.

En esta primera sección del Bosque de Chapultepec hay diferentes cosas  que hacer para todos los gustos y posibilidades.

Es atractivo incluso para aquellos que solo quieren ir a caminar por los bulliciosos senderos tapizados de puestos con los más coloridas posibilidades para comer, jugar, o entretenerse.

Chapultepec vibra cada domingo pero está vigente siempre

en su México que lo ha visto desde hace siglos hasta transformarse en lo que es hoy.