La virgen del metro

Virgen del metro IMG_3229-2

Si tienes buena vista y algo de imaginación podrás ver La Virgen del Metro, una singular muestra de que México sigue siendo un país rico en historias donde la fe es el principal ingrediente.

Esta imagen de la Virgen de Guadalupe apareció en junio de 1997 y actualmente se conserva un singular nicho/jaula que está justo a la salida del metro Hidalgo, una de las estaciones con más concurrencia en el Distrito Federal.

Virgen del metro IMG_3235La atención mediática y popular se volcaron entonces hacia esa parada de la linea 2 del metro, cuando un vendedor de dulces, un empleado de intendencia y una florista afirmaron que milagrosamente se formó la imagen de la Virgen Morena en una loza del piso, debido a filtraciones de agua.

Este descubrimiento fue difundido a nivel nacional, lo que generó mayor expectación entre los curiosos. Cientos de personas querían conocer la imagen para venerarla con flores, veladoras y monedas. Hubo incluso quienes se aventuraron a decir que era una señal divina de que algo malo iba a ocurrir en México.

Hoy en día, ya no se concentran multitudes como años atrás para ver esta supuesta aparición Guadalupana, pero sí hay quienes pasan a visitarla, unos con el fervor de siempre, otros se asoman con algo de escepticismo, y algunos más, ni siquiera la alcanzan a distinguir bien por el cristal que la protege.

Calle Zarco y Paseo de la Reforma (A un costado del Templo de San Hipólito)

Metro Hidalgo,

México, D.F.

Anuncios

El misterio de Cantona

Cantona se encuentra en el Kilómetro 27 de la Carretera Tepeyahualco – Coyoaco en Puebla y fue una ciudad fortificada del México prehispánico, que pareciera sólo recomendable para aquellos que prefieren ir a lugares poco concurridos y con mucho por descubrir.   

Y es que el camino para llegar hasta ahí es bastante largo, el clima es seco y la vegetación nos recuerda lo remoto de la zona.

Fue de casualidad que llegamos hasta allá porque yendo por la carretera hacia Perote decidimos desviarnos hacia este impresionante lugar, sin saber que valdría tanto la pena. 

Ya estando ahí nos enteramos que Cantona tiene menos de veinte años que fue abierto al público; es un sitio arqueológico que vivió su auge entre los años 600 al 1000.  

Su extensión de grandes proporciones alberga una estructura urbanística con características muy complejas y asimétricas; los vestigios visibles a los visitantes dan cuenta de la majestuosidad de lo que alguna vez fue este asentamiento prehispánico. Además, Cantona tiene la particularidad de que las rocas en sus construcciones están empalmadas unas sobre otras sin estuco o ningún otro material para unirlas.

Sobre la cultura que habitó ahí no se sabe nada aún.  Su origen es un verdadero misterio, al igual que la falta de difusión del lugar, que lo convierte en una de las zonas arqueológicas más importantes pero menos conocidas del altiplano central de la República Mexicana.

El área que más atrae a los visitantes que llegan a la enigmática Cantona, se llama La Plaza de la Fertilidad de la Tierra, bautizada así por los monolitos con figuras fálicas que ahí se encontraron. Pero nuestro guía, también nos hizo notar que en una de estas piedras, la imagen de La Virgen María se alcanza a ver (con un poquito de imaginación), desde cierto punto de la plaza…

¡Ah! qué sería de nuestro México, sin esos contrastes entre lo religioso y lo pagano; entre la picardía y el misticismo, con una buena dosis por supuesto, de hermosos paisajes y majestuosos escenarios.