El Ombligo de México

El Ombligo de México está en la Plaza Juan José Baz, mejor conocida como Plaza de la Aguilita, en el Centro Histórico.  Se dice que éste fue el punto donde estuvo el islote en el que los aztecas encontraron el águila parada sobre un nopal, devorando una serpiente. Era la señal divina que esperaban los aztecas y que indicaba el sitio exacto para fundar la Gran México – Tenochtitlan.

Más de uno estará pensando: ¿Y dónde es esto? ¿Por qué no la conozco? Si este es EL lugar, ¿cómo es que no está repleto de turistas de México -y todo el mundo- conociéndolo?

Supongo que porque no hace mucho, ésta plaza estaba totalmente tapada con lonas propias del comercio ambulante y dicen, los que la conocieron desde siempre, que además era poco amigable con quienes no son de por aquí.  Afortunadamente, han habido muchas mejoras en cuanto a la estética, limpieza y seguridad del lugar y esas épocas un tanto hostiles han cambiado mucho.  La plaza está renovada y recibe a los curiosos que se preguntan cómo hubiera sido este mismo espacio en el año de 1325.

Si están pensando en venir a conocerla, La Aguilita está flanqueada por las calles de Mesones, Misioneros, Jesús María y Roldán.  Las estaciones de metro más cercanas son Zócalo o Pino Suárez.

Anuncios

Dos bebidas y dos botanas típicas de México

La comida mexicana es vasta,  rica y  variada de acuerdo a la temporada, región y gustos.  Alguien me pidió que le recomendara sólo dos cosas para comer típicas de México y fáciles de encontrar.

Uf!! Me la pusieron difícil porque personalmente me gustan muchos platillos que sólo aquí se encuentran, además me tomé la libertad de poner dos cosas de comida y dos de bebida (a  ver si están de acuerdo mis compatriotas) pero he aquí mis recomendaciones:

Ensalada de nopales.

Los nopales son nutritivos, ligeros y típicos de nuestro México. Lo difícil es encontrarlos en otro lado.  Los nopales siempre se destacan por su consistencia suave y aunque pueden mezclarse con muchas cosas, una ensalada fría de estas plantas silvestres revuelta con otras verduras es muy sabrosa.

Algo que se sirve en cualquier restaurante típico del centro de México, son las dos salsas más socorridas para aderezar platillos y botanas tradicionales mexicanas:

Salsa verde y salsa roja.

Para el visitante es una aventura culinaria que no debe pasarse por alto.  Eso sí, hay que tomar algunas precauciones antes de probarlas, como tener a la mano una jarra de agua con hielos por ejemplo….  No hay que perderse la experiencia de saborear aunque sea unas gotitas de cada una, servidas en una tortilla o en un totopo.  Generalmente la roja es la más picante.

Tanto los nopales como las tortillas con salsa son sólo un entremés, ya depende del gusto de cada quien o las recomendaciones del lugar, lo que se escoja para el segundo tiempo.

En cuanto a las bebidas, la primera que recomiendo es:

El Tequila.

Aunque tequila hay casi en todo el mundo, hay dos variantes que son difíciles de encontrar en otro lado y esas son el reposado y añejo, ambos mucho más ricos y menos fuertes que el tequila blanco, que generalmente es el que se comercializa en el exterior.

Una oportunidad para probar el tequila en el país que lo ve destilar desde hace casi cuatro siglos vale la pena.  Lo típico es que venga acompañado de otro vaso con “sangrita”, limón y sal.

Ya por último y no por eso menos importante, mi favorito:

El café de olla.

Recomendable por su sabor a México. Así como viene servido está listo para tomar. No es necesario endulzarlo más porque viene preparado con piloncillo y canela que le dan un sabor azucarado muy peculiar.

Se llama café de olla porque su elaboración se hace en una olla de barro y se sirve bien caliente en un jarrito del mismo material.   Puede tomarse a cualquier hora del día y  el sabor es mmmm…. exquisito.    ¡Buen provecho!