¿Tanga o colaless?

Las costumbres en las playas argentinas son únicas. Me llama siempre la atención que el paisaje no se trunca por gigantes consorcios hoteleros pegados unos con otros a lo largo de la costera.

IMG_8029 MagapixIMG_7975 MagapixIMG_8005 Magapix

Además, pasear por las extensas y anchas playas es una experiencia aparte.  Hay vendedores como en cualquier costa concurrida, pero nunca ví carritos con choclos o elotes calientes, pizzas en cono y expendios de mate como aquí.

IMG_7959_2 MagapixIMG_8021 MagapixIMG_7884 Magapix

Esto último por la costumbre de tomar mate a cualquier hora y en cualquier lugar, y qué mejor que relajados frente al mar, justo antes de la puesta del sol.

IMG_8039 MagapixLa moda de trajes de baño por acá es muy variada y me gusta mucho el corte y los diseños de “las mallas” como les dicen.  Este año encontré un tipo de bikini al que llaman “colaless”, término que yo la verdad nunca había oido.  Entiendo aquello de “cola” y también lo de “less”… pero en mi tierra le dicen “tanga”.

IMG_7963_2 Magapix

IMG_8010 MagapixBueno, lo importante es que aquí lo usan las chicas (y las no tan chicas) con mucho estilo y seguridad ¡y eso es lo que importa!

IMG_7995 Magapix

Anuncios

Las dos caras de Ala Moana

Honolulu tiene un centro comercial gigantesco, dicen que es la plaza comercial al aire libre más grande del mundo: Ala Moana Center.
Hay tantas tiendas en ese centro comercial que se pasan las horas sin darte cuenta. Un domingo como hoy, turistas y lugareños pasan ahí todo el día ya sea para comprar, comer, o disfrutar los diferentes espectáculos de canto y baile que se presentan.

Sin embargo, con sólo cruzar la calle y literalmente a pocos pasos de esta mole de marcas de lujo, Ala Moana tiene, también al aire libre, un oasis donde podemos disfrutar un espectáculo que la naturaleza presenta todos los días del año.

Eso sí, hay que llegar a tiempo porque los minutos parecen correr más rápido de lo normal en Ala Moana Beach Park. Los rayos con los que el sol despide el día, van coloreando el cielo y de lo único que tenemos certeza, es que en poco rato, el rey de los astros se habrá ocultado del otro lado del mar.