Janitzio… conmovedor

IMG_7516-MAGAPIX

Me tomó un tiempo procesar mi experiencia en Janitzio en la víspera del 2 de noviembre.  Esta época despierta mucha curiosidad por el culto a la muerte que con mucho fervor se prepara año con año en distintas partes de la capital y los estados de la República Mexicana.

IMG_7492-MAGAPIXSin embargo la Noche de las Ánimas en Janitzio, Michoacán va mucho más allá de una celebración.

IMG_7483-MAGAPIXLa fusión de creencias entre la vida y la muerte cobra un significado mucho más profundo en el interior de un cementerio porque no son ritos momentáneos los que se hacen, sino creencias muy arraigadas que las familias preparan con meses de anticipación.

IMG_7564-MAGAPIXLo que se ve sobre tumbas y mausoleos son obsequios y honores cargados de recuerdos, de reflexión y cariño que los vivos ofrecen a sus deudos.  Por más fulgurante y bello que se note el panorama, lo que hay debajo de esas lápidas son restos de personas que yacen, que amaron y fueron amados, que alguna vez fueron padres, madres, hermanos o hijos.

IMG_7495-MAGAPIXHay mucha expectación por ser costumbres cargadas de energías y lo que puede ser para algunos un ritual lógico que se haga una vez al año, para otros nos puede parecer conmovedor e impresionante.  La convicción de todas esas personas  llevando la imagen y  viandas preferidas de sus seres queridos, para que en esencia disfruten por única vez en el año  lo que les gustaba comer y hacer en vida… ¡es extraordinario!IMG_7522-MAGAPIX

Pero los festejos con música y algarabía que alguna vez vivimos en el cementerio de San Pedro Tlahuac fueron muy distintos en Janitzio.  Lo único semejante fueron los ríos de gente y las miradas  indiscretas.

IMG_7523-MAGAPIXAquella vez, al pasar junto a una de las sepulturas cubierta de flores y memorias,  una de esas familias nos invitó a mi esposo y a mí a escuchar historias de quien en carne y hueso ya no estaba presente pero que con los recuerdos estaba más vivo que nunca.  Nos sentimos profundamente honrados de que a nosotros, un par de extraños con cámara en mano, nos hubieran invitado para compartir con ellos un café y muchos relatos.

IMG_7525-MAGAPIXEl culto a la muerte en Janitzio es distinto, parece más hermético… más dramático.  El espacio es muy breve, ni siquiera suficiente para los propios familiares que velan a sus difuntos.

IMG_7534-MAGAPIXEl camposanto se ve luminoso oliendo a flores y frutas pero esas tumbas vestidas de fiesta, parecen llorar en silencio.   Algunos esperaban la hora de las ánimas tapados de pies a cabeza y recostados sobre la lápida de su ser querido, sin reparar en los ajenos visitantes que pisoteaban el poco espacio que quedaba para pasar.

IMG_7513-MAGAPIX

La belleza del escenario contrasta con el sentido homenaje que esta gente ofrece al alma de sus muertos.

IMG_7532-MAGAPIXYa en punto de las 12 de la noche el sonido de la campana de bronce repica por toda la isla, anunciando  la hora de los muertos.  Más gente llega al panteón a esa hora y se amontona para presenciar el momento.  Las veladoras bailan al son del viento que pasa helando los rostros de los que estamos ahí mientras una luna acuosa mira callada desde lo alto.IMG_7560-MAGAPIX

Anuncios

Anécdotas de viaje

IMG_0637MAGAPIXNo todo es miel sobre hojuelas a la hora de viajar.  Es lindo conocer otros lugares y ver otras realidades, pero la verdad es que hay algunos detalles que aunque se convierten en anécdotas, de pronto no son tan agradables. Aquí les comparto una al llegar a NYC.

Mi esposo no es de México y aunado a eso, tiene visa de trabajo en USA así que cuando vamos de viaje para Estados Unidos obvio a él en un 2×3 ya le pusieron el sello de bienvenida en su pasaporte.  El tema es que yo saco mi pasaporte de MEXICO y bueno… ahí las preguntas interminables de qué hago ahí… y que ponga el pulgar derecho en su maquinita, ahora el izquierdo… ahora el dedo indice derecho… y también  el izquierdo, y así hasta poner los diez dedos de las manos.  Sinceramente, me dan ganas de poner otro tipo de huellas, pero no quiero que me trepen de vuelta en el siguiente avión a México. Igual ya sé que me sellarán mi pasaporte y me dirán “Welcome!“, pero la verdad, últimamente estoy predispuesta con el nuevo presidente de ese país.

¿Estaré mal?

IMG_0650MAGAPIXDe todos modos, ese detalle no mermó para nada la diversión en mi viaje y la fascinación por Nueva York con todo y sus ríos de gente.

IMG_0642MAGAPIXHace poco me sentí muy identificada con una cuenta que sigo en Instagram, que decía  que Nueva York no es para caminantes lentos ¡y es totalmente cierto!  Sobre todo en la Quinta Avenida donde todos van como si trajeran rieles.

IMG_0634MAGAPIX

Yo considero que camino rápido, pero después de unos días de estar allá y haber recorrido unas decenas de kilómetros, de pronto sentí que esas olas de gente me llevaban más rápido de lo que yo quería caminar, así que me subí unos minutos a unas escaleras justo en la esquina de la 53th St y Fifth Avenue y me aparté un momento de esa vorágine.

IMG_0649MAGAPIXEstuve ahí tomando algunas fotos y no de algo en particular, sino de la avenida, de las personas al pasar, de los camiones. Los escalones estaban vacíos cuando llegué, pero pronto se convirtieron en punto de reunión de varias personas.

IMG_0655MAGAPIXInvoluntariamente escuché una que otra conversación y es que estuve ahí casi diez minutos, pero en ese corto lapso de tiempo, se paró una familia  junto a mí a decidir dónde ir y ponerse de acuerdo, porque al parecer unos querían hacer una cosa y otros, se empeñaban en ir en dirección opuesta. Después, un grupo de turistas asiáticos (a ellos no les entendí mucho…) también subieron esas escaleras y parecían estar viendo una aplicación del celular.

IMG_0652MAGAPIXTambién un fotógrafo decidió irse justo al peldaño debajo de donde estaba yo a cambiarle el lente a su cámara y ponerle un transmisor en la zapata; más tarde, un grupo de adolescentes a los que también les latió ese espacio, se pararon un rato ahí para mirar hacia arriba y para todos lados.

IMG_0656MAGAPIXMe gustó ese pequeño respiro.  Creo que en la ciudad donde vivo no lo he hecho nunca eso de parar-para-ver.  En cierta forma al viajar puedes darte esos pequeños lujos. Observar un poco más… tal vez de espiar furtivamente a un grupo de personas que se cruzan en el mismo espacio y tiempo contigo y, aunque son absolutamente desconocidas, ahora también ya forman parte de tu viaje.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.