Con cerveza no hay tristeza

Una de las bebidas alcohólicas más populares en México entre los jóvenes -y no tan jóvenes-, es la cerveza. De acuerdo a la experiencia de un bar tender en el Mercado del Carmen en San Angel, Ciudad de México, las mujeres eligen tomar cerveza oscura y amarga, mientras que los hombres prefieren sabores más frescos y optan por la cerveza rubia.

En general, dicen que clientes antojados de cerveza llegan solicitando tres cosas principales:

1) La que pegue más fuerte (que contenga más porcentaje de alcohol),

2) La que sea más refrescante o,

3) La más ligera.  Pero si quieres experimentar a deleitarte con una cerveza, la cosa no es tan simple.

Los gustos personales de sabores y densidades es importante tenerlos en cuenta, porque eso de pedirlas “en botella o en tarro” es lo de menos, pues hay más de 500 variantes de cerveza artesanal, y si quieres que tu experiencia sea lo más agradable y gourmet posible, hay que ver con qué otros sabores de comida quieres combinarla.

Aunque en los últimos años la cerveza artesanal ha tomado un auge muy importante, aún está lejos de competir con las marcas industriales, sin embargo, la buena noticia es que hoy 17 de mayo 2018, abre sus puertas la primer maltearía independiente en México, en la ex Hacienda San Antonio Virreyes,  Puebla, que abastecerá a productores de cerveza artesanal en México.

Industrial o artesanal, la cerveza es una bebida deliciosa y que además tiene una historia detrás, pues hay quienes aseguran que su origen se remonta a la historia misma de la humanidad, siendo de las primeras bebidas fermentadas que se conocieron. 

En México, incluso antes de la conquista española, ya existían bebidas espirituosas previas a la cerveza como los aguardientes, pulques, chinguiritos, tepaches, vinos de caña o mesquite, ponches y algunos más con nombres impronunciables como la chicha, la zambubia y el tesgüino. 

Pero la primer fábrica del continente americano, se fundó precisamente en México (cuando su nombre era Nueva España) y con el permiso del emperador Carlos V, el empresario sevillano Alonso de Herrera fundó un primer un establecimiento cervecero en el año de1544.

Siglos han pasado desde entonces y actualmente la cerveza no sólo representa uno de las bebidas con infinidad de variantes, densidades y sabores, sino es una de las industrias que promueven la cultura y turismo nacional y aunque en diferentes países se le hace honor a la cerveza en diferentes fechas, el Día Internacional de la Cerveza se instituyó el 4 de agosto.

En México los precios pueden variar entre 45 y 100 pesos y hay cervezas artesanales de producción nacional o importada.  Y algo que te aseguraran los que venden esta bebida es que si te animas a probarla: Con cerveza no hay tristeza.

Una Piccola Cucina

IMG_0029Tengo que decir que me gusta Trip Advisor y lo uso bastante, especialmente cuando estoy de viaje y en esta ocasión fue gracias a esa aplicación que llegamos a Piccola Cucina, un restaurante italiano en Soho que la verdad nos gustó mucho, pero si es súper chiquito, tal como su nombre lo dice.

IMG_0014Medio muertos de hambre a deshoras porque no era la hora del almuerzo ni de la cena en Estados Unidos, serían más o menos las 5 de la tarde, y queríamos encontrar algo que estuviera cerca de nosotros y obviamente, que las opciones de la comida fueran buenas.  Encontramos este lugarcito de comida italiana que no nos decepcionó.  El servicio bastante veloz y aunque no teníamos reservación logramos tomar la única mesa que estaba desocupada.

IMG_0017En marzo, Nueva York aún es demasiado frío  y entrar a un lugar calientito, acogedor y con buena comida y bebida es un super plus.  Nos queríamos devorar la carta entera pero nos fuimos a lo seguro con ensaladas y pastas.  Entre la emoción de estar en Nueva York, la platica y los planes por delante, se nos fue pasando el tiempo pero nos dimos cuenta que la hora pico había llegado, porque el restaurante ya estaba a reventar y seguían llegando muchísimas personas que querían cenar ahí.

IMG_0024-2

A algunas de plano las mandaban a otro local, al parecer del mismo dueño, porque la cantidad de gente que se iba juntando era imposible acomodarla dentro de ese pequeño restaurant. Así que si quieren probarlo, si es recomendable que hagan reservación para que no les pase a lo que otros comensales que los sacaban con sus honores (y al frío) por falta de capacidad.

IMG_0016

Es muy probable que todo el ambiente, el bullicio y el espacio te recuerden a cualquier fondita italiana.  Para una cenita romántica está bueno aunque si no quieres que los de al lado se enteren de tu conversación, va a estar medio complicado porque las mesas están muy juntas unas de las otras, aunque supongo que es también parte del encanto del lugar.

IMG_0028

Piccola Cucina

196 Spring St, Soho

New York City

+1 646-478-7488