La Quema de Judas

IMG_9033 Magapix¡Toda una experiencia haber ido a la Quema de Judas!  Les advierto que no es apto para cardíacos, por si planean ir el año que entra (se hace sólo en Sábado de Gloria).  Los estruendos de la pirotecnia hacen saltar a cualquiera y una onda expansiva vibra cada vez que estallan los “diablitos”… y no estoy exagerando.

IMG_9067 MagapixIMG_9096 MagapixEsos Judas/diablos o representaciones del Mal están hechos de cartón y son ataviados con lazos de pirotecnia.

IMG_9238 MagapixArtesanos mexicanos se dan a la tarea de preparar figuras de todos los tamaños con representaciones insospechadas.  Los políticos difícilmente se salvan de ser los modelos para estos muñecos fumadores de explosivos, pero también se encuentran  deportistas, extraterrestres, criaturas demoníacas y personajes de dibujos animados.

IMG_9143 Magapix

IMG_9052 MagapixIMG_9210 MagapixAntes de colgarlo en medio de la calle, la gente corre a ver de cerca al protagonista de la siguiente quema.  En sólo un par de minutos está listo.  La gente vuelve a correr, pero esta vez para resguardarse del estallido.

IMG_9178 Magapix

IMG_9267 Magapix

IMG_9126 MagapixTodo esto ocurre en calles cercanas al Mercado de Sonora, afuera del taller de la familia Linares, famosa en México por ser los creadores de los alebrijes.

IMG_8981 MagapixIMG_8980 MagapixAsisten personas de todas las edades, que aunque saben que sus sentidos van a retumbar, no se quieren perder esta tradición.

IMG_9230 MagapixIMG_9223 Magapix

IMG_9034 Magapix

Quema de Judas

Oriente, 30 Número 251-A

Col. Merced Balbuena

México, Distrito Federal

Anuncios

Y… ¡Llegaron los alebrijes!

 

 

 

Gigantes multicolor se presentaron con bombo y platillo en un desfile que organizó el Museo de Arte Popular y ahora se exhiben en el Paseo de la Reforma del D.F.

Artesanos mexicanos construyen piezas únicas de papel y cartón pintadas de colores vibrantes y llamativos, y como todo lo que se hace en México se hace a “lo grande” -dicen-, pues esto no es la excepción.

Aunque este es el cuarto año que se hace esta exposición, para mí es la segunda que voy a admirar, pero esta vez lo hice junto a mi familia, así que la disfruté más.

Estos alebrijes son piezas únicas hechas de papel, cartón y alambre que parecen ser arrancadas de la imaginación de sus creadores.  Sus formas son más bien extrañas y algunos evocan  seres de otro planeta, o animales prehistóricos de caricatura… o más bien parecen insectos que aumentaron de algún modo su tamaño… bueno, ¡ellos son los alebrijes! que año con año salen a las calles de México a demostrar que sigue viva una tradición que empezó a principio de los años treinta.

Hay diferentes versiones sobre el origen de los alebrijes, pero a mí la que más me gusta es la que cuenta que el primer artesano que logró hacer uno,  se llamaba Pedro Linares López, de oficio cartonero del barrio de La Merced, quien enfermó gravemente y durante muchos días estuvo inconciente, hasta el punto en que lo creían muerto.  En medio de su velorio, Linares despertó repentinamente ante el asombro de familiares y amigos y relató que durante su letargo, soñó criaturas fantásticas de formas y tamaños diferentes, cuyos cuerpos eran combinaciones de distintos animales de todas las épocas y latitudes.

No se sabe si esta historia es verdadera o no, pero es parte de la cultura popular, así que para poder ver de cerca a estos seres imaginarios, solo hay que esperar que sean vísperas de los festejos de Día de Muertos y darse una vuelta por Reforma… ahí estarán los alebrijes monumentales.