Mercado de la Merced

Recorrer los pasillos del Mercado de la Merced es toda una aventura, y aún más durante la celebración de su aniversario.  El 24 de septiembre cumplió 55 años de vida este singular mercado nacional y ¡vaya que festejaron!

No se sabe a qué hora comenzó y mucho menos hasta cuando durará porque parece que la fiesta no termina nunca y es que, la gente acude desde temprano a venerar los diferentes altares de la Virgen de la Merced que se adornan con flores, frutos, globos, luces, girnaldas y todo tipo de fantasía, mientras hace sus compras.

Entre chiles, ajos y cebollas están las imágenes de las vírgenes con ángeles guardianes y niños dios.

Vas pasando por los corredores al ritmo de alguna cumbia con toda la potencia de los diferentes equipos de audio: “Mientras más alto mejor… ¡para que se oiga que estamos de fiesta!”, dice alguno, y la verdad es que este ambiente festivo se mezcla entre música de banda, mariachi, ranchero y algunos danzantes que conviven en este mismo espacio de celebración.

Es algo extraño, pero los sonidos se van mezclando casi armónicamente en ese desorden instrumental que va siempre a todo volumen.

Después del impacto inicial de entrar en este gran mercado, volteo a ver las mercancías y se me antoja comprar todo. No por nada, La Merced es un sitio comercial por excelencia…  Y es que por donde paso los productos son de lo mejor; los precios son bajísimos y la variedad de comida y condimentos son como para llenar las bolsas del mandado hasta el tope.

Otra cosa que se me antojó aquí es bailar.  Una señora que vende piñatas me sonríe mientras me ve contenerme con la música que sale de unas bocinas gigantes.  No me atrevo a soltarme bailando, pero me conformo con cantar al son que me toquen, casi como el dicho popular.

Acá se juntan cientos de personas a comer, comprar, vender y ver los espectáculos que en cualquier recoveco se acomodan para honrar a las vírgenes que apaciblemente aguardan en sus altares.

Como esta chiquitina vestida de verde que dicen que durante todo el año está “escondida” ahí arriba, en esa vitrina que cuelga al centro de la guirnalda, pero el día de fiesta la ponen junto a su niño para que adorne esta parte y de paso, cuide a los pequeños del lugar.

La parte esotérica para los que gustan del abracadabra, también viene incluida en este paseo, que debió de haber durado todo el día o más, pero que para mí está casi por terminar.

Entre santos y escapularios, hay una sección dedicado a la Santa Muerte y los poderes del ocultismo.

En el pasillo de “Luz, Ciencia y Verdad”, como lo llaman, hay de todo y para todos los gustos y creencias.   También dan servicio de lectura de mano, barajas, limpias espirituales y cuentan además con un sinnúmero de secretos y conjuros mágicos.

Más personas ya empiezan a llenar los espacios y a amontonarse frente a los puestos y negocios del mercado.

Hay algunos comerciantes que ofrecen comida gratis a la gente que va pasando.  Otros más parecen no inmutarse ante el asombro del grupo de forasteros que andamos dando una vuelta por este rumbo.

Pero debo decir que todos fueron muy cordiales.  Nos hacían cómplices  con un guiño, como si  nos dejaran saber que por hoy podíamos serpentear por su mundo, rodeados de todo el encanto de una festividad muy especial.

10 pensamientos en “Mercado de la Merced

  1. Gracias por tan hermosas palabras y excelentes fotos!!!, la Merced no es un lugar para “recuperar”, es más bien un lugar para encontrarse en ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s